amigos

chapter 1

John y Marie han sido amigos y compañeros de clase toda su vida. Ahora una vez terminado en instituto han sido aceptados en la misma universidad en la otra punta del país. Es por ello que deciden alquilar un apartamento y pagar los gastos juntos para ahorrar dinero.

John y Marie están esperando sentados en un banco al autobús en el aeropuerto.

(Marie): Estoy cansada del viaje, tengo ganas de llegar al apartamento y descansar, además no he comido nada desde hace 6 horas y tengo hambre.

(John): Tienes razón yo también estoy cansado y tengo muchas ganas de llegar Marie llevamos todo el día viajando.

Media hora después llega el autobús y se montan para ir a su apartamento. No hay mucho sitio por lo que se tienen que sentar en asientos distintos, Marie se sienta junto a una chica gordita que estaba sentada en el sitio de la ventanilla y John se sienta dos filas más atrás con una anciana.

Marie está pensando en sus cosas cuando su compañero de bus está abriendo su bolso y sacando una bolsa de caramelos. Marie se da cuenta y la mira con recelo la bolsa de caramelos justo cuando su estómago comienza a rugir de hambre. La cara de Marie se estaba poniendo roja de vergüenza por ocurrido y esperaba que nadie se habría dado cuenta, entonces su compañera le mira y le ofrece unos caramelos.

Ella asiente y empieza a comerlos con moderación disfrutando del sabor hasta que los termina todos.

El viaje en bus transcurre sin incidentes y ya quedaba poco para llegar a su parada de autobús. Justo una parada anterior la compañera de Marie se levanta para salir de su asiento, pero su volumen hace que le resulte difícil pasar por el sitio donde estaba sentada Marie, dejándole su culo a escasa distancia de su cara en un momento incómodo para ella. Sin querer al bajar del asiento roza el culo contra la mano de Marie y muerta de vergüenza le pide disculpas a Marie antes de bajarse del bus.

Mientras tanto John sigue sentado junto a la anciana que comienza a hablarle sobre varias cosas. En ese momento le llamamos el móvil a la anciana y comienza a hablar con su hija sobre problemas con la ropa de su nieta hasta que terminan hablando de comida.

Una parada después se bajaron del bus y mandaron una manzana hasta su apartamento que era un tercer piso sin ascensor. Subieron las escaleras y abrieron la puerta, para encontrar un enorme salón con unos sofás muy grandes y una televisión. El resto del apartamento era muy espacioso, una amplia cocina abierta al salón, dos cuartos con camas muy grandes y cada uno con su baño particular. Marie fue más rápido y eligió el que tenía el baño con bañera para poder tener un buen espacio para relajarse.

Una vez Marie dejó las maletas en su cuarto su estómago rugió de nuevo. Tenia hambre, así que le pregunto a John si quería ir a comer algo con ella. Este dijo que si y salieron del apartamento a buscar algún local de comida cerca.

No había muchos locales en su barrio excepto alguno de comida rápida así que finalmente decidieron ir una hamburguesería. Era más o menos la mitad de la tarde pero el local estaba lleno así que tuvieron que buscar sitio para sentarse. No lo encontraron pero si vieron a la chica gordita que se había sentado al lado de Marie en el bus y la saludaron.

Ella les devolvió el saludo y le hizo señas para que se acercaran. Cuando llegaron les invito a sentarse con ella para comer juntos. Asi que se sentaron y pidieron también una hamburguesa y una patatas fritas, por el contrario la chica pidió una ración grande de patatas y una hamburguesa de dos libras porque tenía hambre.

Mientras esperaron los pedidos hablaron y les dijo que se llamaba Anna, que tenía 24 años y que estaba en la universidad estudiando.

Una vez llego la comida era muy grande así que Marie y John comenzaron despacio por las patatas mientras su compañera Anna comía vorazmente todas las suyas en apenas dos minutos. Sorprendidos por su rapidez Marie decidió comenzar por su hamburguesa al igual que John pero apenas comieron un poco y ya estaban llenos. Anna por su parte ya se había terminado la suya y al ver que sus compañeros no querían más les preguntó si podían dársela para terminarla. John pensó entonces: va a ser una cerdito que no se va a poder levantar de la silla si se come todo eso. Pero Marie pensaba que tenía unos pechos grandes y sexys, cosa que ella envidiaba.

Una vez termino toda la comida, que no le costó más de cinco minutos, pagaron y salieron de local a la calle para ir a sus casas ya que vivían cerca. El camino era bastante corto pero era verano y hacia mucho calor. Esto y su enorme cuerpo hizo sudar a Anna y aunque trató de que no se le notara su frente estaba brillante .

Justo entonces se escuchó una música y en la esquina de la manzana apareció un heladero. Marie y John vieron como Anna se acercaba moviendo su cuerpo con cierta rapidez para si peso. Su culo se movía de lado a lado de los pantalones de spandex casi transparentes, al igual que sus pechos que rebotaba arriba y abajo. Su camiseta ya ajustada comenzó a subir por su tripa dejando sus pequeños pliegues al aire.

Cuando Anna alcanzó la camioneta estaba sudando y apenas podía respirar por el esfuerzo. Pidió una tarrina de 5 bolas enormes de helado bajo la atenta mirada de John y Marie que compartieron una bola de chocolate.

Para estar más tranquilos se sentaron en un banco de la calle para comer el helado. Anna lo comió rápidamente y de levanto con dificultad para encontrar el equilibrio. Una vez que estaba de pie se le cayó un dólar al suelo y se agachó a recogerlo. Justo entonces se oyó: riiiiiipppp. Sus spandex habían llegado al límite y se rajaron revelando ante el asombro de de John y Marie unos muslos de de trueno que acaban en un culo enorme. Anna roja de vergüenza no sabía que hacer, entonces John se levantó y agarró el spandex roto intentando juntarlo. Era imposible así que se puso detrás de Anna agarrando su pantalón roto y su culo y la condujeron a su apartamento para prestarle algo de ropa.

Subir los tres pisos fue una dura tarea para Anna ya que su peso la empujaba hacia abajo, cuando llegó al primero ya estaba exhausta así que John la tuvo que ayudar. Le cogió un brazo y lo puso rodeando su espalda y con el otro la cogió de su gruesa cintura. En este momento ayudando a Anna pudo subir los dos tramos de escaleras que quedaban.

Mientras subían podía ver el enorme escote de Anna lo que hizo que sus pantalones se pensaran por los pensamientos de lujuria. Lentamente John bajo su mano desde su cintura hasta su gran culo. Si Anna lo sintió no hizo señales de rechazarlo. Una vez que abrieron la puerta y entraron Anna se recostó en el sofá.
1 chapter, created 4 years , updated 4 years
2   0   861