mala influencia

chapter 1

Ashley siempre fue una chica atractiva, en el colegio miles de chicos se derretían por ella, aunque nunca fue delgada medía unos 1,65m y podía pesar quizás unos 60kg (132lbs) nunca pensé que pudiera hacerme caso algún día así que nunca intenté tan siquiera hablarle. Lo más llamativo en su cuerpo era un rostro hermoso de ojos claros, piel morena, no tenía grandes senos en ese entonces pero sus piernas y trasero ya empezaban a rellenar bastante para el promedio esos pantalones.

El colegio terminó la universidad llegó yo había concluido mis estudios y de regreso a la ciudad decidí empezar a salir a correr por las mañanas para recuperar la condición, para mi sorpresa cuando me encontraba corriendo vi una chica muy parecida a Ashley, pero tenía mis dudas de que fuera ella es como si en estos 5 años todo hubiese cambiado en ella y lucía mucho mucho más rellenita.
Corriendo me acerque a ella y pude comprobarlo definitivamente era ella, pero parecía estar pesando quizás unos 80kg (176lbs) mi rostro de impresión fue tanto que ella solo sonrió y me saludo
- "¿Qué tal Marco?"
No podía creerlo Ashley sabía quien era yo, me sorprendí al ver esas piernas grandes y rellenas tenía una pancita que ya se quería salir de esa camiseta, un par de senos de tamaño un poco más grande que lo normal y un trasero que parecía querer estallar esos shorts, sus caderas también se habían anchado.
Ante tal impresión y saludo no pude decir nada y solo tropecé.
Ella solo se detuvo y se reía
- muy bien y tu ¿Qué tal? le respondí
- "tratando de ponerme bonita " dijo ella mientras daba palmadas en su estomago haciendolo vibrar.
- Ya eres muy bonita, cortésmente le dije soltando una sonrisa.
Ella se sonrojo, y solo empezamos a correr juntos, me empezó a contar que después del colegio no se pudo controlar y cayó en tentación de la comida dulces y chocolates, que ahora se mantenía en una estricta dieta la cual odiaba, tenía que ir al gimnasio cada dos días con instructora, salía a correr por las mañanas y estaba tomando pastillas para controlar el apetito.
- "aún asi todo eso que estoy haciendo no logro bajar de peso y hace poco subi más bien" comentaba un poco molesta
- bueno yo te puedo acompañar todos los días a correr si gustas
-"me encantaría tener compañia"
esa mañana seguimos hablando de regreso la pasé dejando a su casa y yo me regrese a la mía, no podía creer lo que había pasado, Ashley me estaba hablando y lo que había engordado sinceramente la hacía lucir mejor, sus curvas se acentuaban más, se veía de piel más suave todo en ella lucía perfecto. No podía esperar al día siguiente para volverla a ver.

*Día 2*
Aunque adolorido por la falta de costumbre decidí volver a ir a correr para ver a Ashley quien cuando llegue a la plaza ya estaba allí, se encontraba haciendo ejercicios de estiramiento, al llegar ella solo me sonrió picaramente y yo solo observaba. Cada que se estiraba su blusa se alzaba y me dejaba ver esa pancita que se saliá y parecía tener ganas de que la rellenaran de comida.
-Empezamos a correr¿?" me preguntó ella
yo solo asentí y la acompañe.

*Día 15*
Así pasaron los días y la confianza creció hasta que decidí un día preguntarle si tenía novio, se sonrojó bastante y me dijo
- "no desde que subí de peso no ha habido nadie"
- no puede ser si eres hermosa
-gracias" respondió ella
Tome valor y dije "Te gustaría salir conmigo a cenar hoy" ella solo sonrió me abrazó y dijo sí. Podía sentir lo suave que era ella. Terminamos de correr y alegremente nos despedimos el uno del otro, esa noche pase por ella en mi auto, un pequeño modelo spark pero moderno, como un caballero le abrí la puerta y la llevé a un lindo restaurante en las zonas altas de la ciudad. Una vez en el sitio yo ordené el especial del día el cual recomendaban mucho, ella un poco indecisa y con preocupación ordeno solamente una ensalada.
- no puedo creer que solo vayas a comer una ensalada
-"no puedo descuidar la dieta, si me dejo llevar de seguro subo de peso"
- creo que exageras un poco además que importa si subes de peso lo importante es disfrutar esta vida no crees
- claro pero después nadie me querría" me dijo riendo
yo solo sonreí, consideré que era muy pronto para comentarle que yo la querría como fuese, al final de la noche ella me invitó a pasar a su casa y estuvimos besandonos, yo quería desatarme y hacerle el amor, sin embargo fue hasta la quinta cita que eso sucedió.

día 40
veníamos de un restaurante yo comiendo un helado y ella solo observando, por más que le ofrecí solo aceptó unos pequeños lamidos del helado, ya en casa ella me comentó con risa picara, esperame en el cuarto, yo pensé que nos besaríamos y quizá tocaríamos un poco como veces anteriores, sin embargo a los minutos Ashley había salido con un babydoll un poco grande para ella y pude apreciarla en toda su gloria sus gordos muslos se tocaban hasta la rodilla eran enormes piernas, su pancita grande y rellenita, ella se acerco a mi y se subió a la cama, poco a poco se me acercó y empezó a desvestirme, una vez desnudo ella se posó en mi, sentí una gran presión para ser una chica tan pequeña era bastante pesada y eso me encantaba.
- Te ves preciosa le dije, ella solo sonrió y empezamos a besarnos apasionadamente
Una vez estando dentro de ella no podía contenerme su piel era tanta, tenía cada curva y piel que tocar y saborear, terminamos de hacer el amor hasta tarde, decidí que era el momento de hacer una jugada un poco sucia, a mi me gustaba Ashley pero quería que disfrutara un poco más y no fuese tan estricta con su dieta, así que en la mañana al lugar de ir a correr la tome e hicimos el amor de nuevo. terminamos exhaustos al momento que ella no quiso ir a correr, esta técnica empezó a servirme varias veces.

Día 70
Ashley y yo convivíamos mucho juntos ahora, con el truco de hacer el amor, empezamos a dejar de correr unos días luego otros al final Ashley dejó de ir a correr inclusive esos días donde yo no me quedaba con ella, empecé a notar sus piernas un poco más grandes, será quizá que había engordado algo, decidí formalizar con Ashley pidiendole que fueramos novios, es aquí dónde decidí hacer una segunda movida.
- Ser novios amerita una celebración, ¿Qué te parece un poco de chocolate?
- no lo sé debo hacer dieta estricta
- por favor solo por esta vez, además mereces un premio por hacer tanta dieta.
Ella aceptó así que decidí comprar un pastel de chocolate, lo compre de tamaño mediano y al llegar a la casa de ashley ella un poco nerviosa lo probó, su rostro se iluminó, fue como si nunca hubiese comido y comió 4 pedazos en total quedando llena a más no poder.

Día 85
Poco a poco fui introduciendo gustitos en la dieta de Ashley, queques, helados, salidas al cine donde no podían faltar palomitas, hotdog, y chocolates, etc, etc, ella empezó a disfrutar más de los gustos hasta que abandonó su dieta por completo. Ashley amaba comer, se había privado tanto tiempo de comida de este tipo que cada vez que probaba algo nuevamente tenía que comerlo hasta no poder más, yo disfrutaba y me encantaba lo felíz que ella era.

Día 120
-Amor crees que he engordado"
- mm no lo creo le dije
La verdad si si había engordado y yo lo había notado Ashley había subido al menos 10 kg (22lbs) imposible de no notar, sus senos crecieron bastante ya eran más grandes que el promedio, sus brazos se rellenaron, incluso su pancita se veía más grande y redonda, el golpe principal nuevamente lo tuvieron sus piernas y trasero, era enorme, como si fuese de otra persona completamente diferente, y eso a mi me volvía loco.
- como no lo vas a notar, ninguno de mis pantalones me quedan, me dijo ella un poco molesta, estoy engordando nuevamente menciono un poco triste.
- quizá si has engordado pero luces fantastica
-"lo dices en serio"
- me encanta cada centímetro de tí, es solo que ahora hay un poquito más que amar, además mira esas piernas y trasero que me vuelven loco, están enormes
Ashley sonrió y me abrazó
- perdón he sido una tonta, he disfrutado mucho contigo
Nos besamos apasionadamente y empezamos a hacer el amor, sin embargo era momento de mover otra fincha.
- Espera un momento, le dije en medio del sexo
fuí a la cocina y conseguí unos bronwnies que ella adoraba los lleve al cuarto.
- te va a encantar mezclar sexo con chocolate.
Ella un poco indecisa accedió a lo que empece a darle uno, luego otro y otro, poco a poco se acabaron y Ashley estaba llena a más no poder, fue ahí donde traje un tarro de helado.
- no puedo comer ni un solo bocado más" me dijo ella "así que ni pienses darme ese delicioso helado"
yo solamente me acerque con una cucharada a la boca de ella, no se pudo resistir y cucharada tras cucharada en medio de penetraciones y sexo oral se terminó medio tarro de helado.

*Día 190*
Ashley empezó conmigo a disfrutar las sesiones de sexo con comida, y yo me encargaba que siempre estuviera goloseando algo, hoy decidí esconderle las pastillas del apetito, no sabía si en realidad funcionaban pero ya no eran necesarias, Ashley entró a la habitación usando un short que dejó de quedarle hace bastantes kilos atrás, estas sesiones de amor con comida estaban teniendo efecto ya que Ashley había engordado 12 kg más (26lbs) ya era imposible de negar Ashley estaba pesando 105kg (231lbs) ella con su baja estatura se veía bastante gorda, sin embargo nuevamente es como si sus curvas solo mejoraran, sus senos ya tenían un tamaño de pequeños melones, su pancita me encantaba era enorme y grande, pero no se comparaba a sus muslos que seguían creciendo y eran pesados, su trasero era fuera de este mundo era como si la mayor parte de lo que Ashley engordara se fuese allí.
- La instructora del gimnasio se enojó conmigo" me dijo ashley
- porqué que sucede
- dice que estoy engordando mucho a pesar del ejercicio.
- Porqué no dejas el gimnasio, le propuse
- Ashley se exaltó, y me dijo - pero si dejo el gimnasio de seguro voy a engordar más"
- ¿Hay algún problema con eso
2 chapters, created 6 years , updated 6 years
2   2   2647
12   loading

Comments

Bradypig 6 years
What does this say?